Tecnología

La UNED es una universidad de base tecnológica que utiliza un conjunto de herramientas y recursos de infraestructura digital para cubrir sus dos principales grupos de servicios: los servicios administrativos y de apoyo a la organización institucional, y los dedicados a la docencia e investigación. Sin una adecuada gestión de la tecnología, nuestra universidad no podrá cumplir con su misión con un nivel mínimo de calidad y eficiencia.

La importancia que tiene la tecnología para la UNED no ha estado acompañada de la necesaria orientación estratégica que permita definir adecuadamente los objetivos institucionales que se pretenden lograr en este campo. Lo que ha impedido plantear una temporalización de los avances, las áreas concretas donde se desea tener un mayor desarrollo o los campos de la tecnología educativa donde es imprescindible la experimentación para mantener nuestro liderazgo en la enseñanza a distancia. Los errores en el diseño del modelo tecnológico y la falta de concreción de líneas estratégicas han generado gastos superfluos, inversiones de tiempo desproporcionadas y una merma de la calidad en la prestación de los servicios admistrativos, de docencia e investigación. Como ejemplos de estos desajustes motivados por una clara falta de orientación al usuario, podemos mencionar la complejidad del proceso de matriculación de estudiantes y, en el caso de la enseñanza, las grandes limitaciones que presenta el campus virtual de la UNED.

Para compensar estas limitaciones y con el fin de organizar los servicios tecnológicos de la UNED, se proponen las siguiente medidas urgentes.

  • Realizar una auditoría técnica externa sobre los servicios digitales de la UNED que comprenda los provistos por el Centro de Tecnología de la UNED (CTU), los prestados desde los proyectos en marcha en centros asociados, y los que están delegados en proveedores externos. La auditoría se realizará en un plazo de seis meses durante el primer año de mandato. En su diseño y desarrollo se contará activamente con el personal del PAS de la UNED actualmente al frente de los servicios —quienes tienen un mejor conocimiento de la situación y serán elementos imprescindibles en la nueva etapa— y su alcance comprenderá cuatro campos básicos:
    • Tecnología e infraestructura, para detectar la adecuación de los recursos disponibles a las necesidades de la UNED.
    • Costes e inversiones, para conocer si la estructura de gastos y el presupuesto dedicado a la tecnología corresponden a nuestras necesidades.
    • Estructura organizativa y de gobernanza, para poder diseñar a futuro el tipo de unidades, equipos y su modelo funcional adecuado al contexto actual y a las necesidades.
    • Metodologías, para hacer más eficiente y fluidas las tareas de los trabajadores de la UNED y mejorar la eficacia evitando solapamientos de funciones y duplicidad de tareas.
  • En paralelo a la realización de la auditoría, se realizará un mapa de servicios básicos necesarios a la UNED que requieren de la tecnología para su desarrollo. Ese mapa se tomará como referencia para evaluar la calidad y las prestaciones en el ámbito de la tecnología en la UNED, y en su diseño se implicará a toda la comunidad académica. A modo de ejemplo de servicios básicos, docentes y administrativos, que deberán incluirse en el mapa, prevemos, entre otros, los siguientes:
    • Campus digital (multimedia, comunicación, recursos de aprendizaje, evaluación, actas, etc.).
    • Matriculación.
    • Sede electrónica (certificación y firma digital, autenticación, etc.).
    • Big Data y analíticas de aprendizaje.
    • Datos abiertos, transparencia y sostenibilidad.
  • Un primer resultado de la auditoría será la reorganización de la estructura de soporte y asistencia tecnológica de la UNED, que atenderá al menos a las siguientes áreas de acción cuya adecuada ordenación consideramos imprescindible para superar las actuales duplicidades, deficiencias y sobrecostes: portal web, campus virtual, aplicaciones y servicios, gestión de contenidos y bases de datos, e infraestructura interna y externa.
  • Una segunda aportación será el diseño de un modelo de desarrollo informático coherente y enteramente alineado con los objetivos estratégicos de la institución. La actual dispersión de agentes que participan en desarrollos informáticos ha generado en ocasiones intereses enfrentados que restan calidad a las tareas. Consideramos imprescindible clarificar el modelo de contratación y alianzas tecnológicas que actualmente resulta muy arbitrario, con una distribución clara entre el CTU, los centros asociados y los proveedores externos.
  • Y una tercera dimensión será el conocimiento de las necesidades de actualización profesional y los desequilibrios en los puestos y unidades actuales. A partir de los datos obtenidos, se impulsará un plan de formación continuado para todo el personal de tecnología que deberá permitir reforzar el talento interno de la organización.
  • En consecuencia, se definirá un conjunto de nuevos servicios, procesos y flujos de trabajo que servirán para facilitar la ejecución de tareas dentro del área de tecnología y para simplificar la provisión de servicios a las unidades.
  • En el campo específico del apoyo tecnológico a la docencia, se creará una unidad administrativa con expertos en aprendizaje virtual, que será la responsable de acompañar al PDI en el diseño e implantación de sus cursos en línea. Esa unidad se incorporará al ciclo de producción de un curso/asignatura digital, y estará compuesta por —al menos— tres tipos de perfiles:
    • Gestor de proyectos, encargado de gestionar el equipo e interactuar con el docente .
    • Técnico de apoyo a la edición de contenidos en formatos multimedia.
    • Técnico de apoyo tecnológico, para la gestión del software y las cuestiones informáticas.
  • Atendiendo al dinamismo propio de un sector sometido a un constante cambio y actualización como es la tecnología, se diseñarán protocolos específicos para apoyar y canalizar adecuadamente las nuevas iniciativas de desarrollo de software y la incorporación de nuevas propuestas de proyectos de investigación del PDI, propuestas e iniciativas del PAS, o colaboraciones de terceros agentes interesados como organizaciones de la sociedad civil, empresas o entidades públicas.
  • Consideramos fundamental impulsar la profesionalización de la gobernanza en el área de la tecnología, así como garantizar que la dirección de la tecnología en la UNED está correctamente alineada con las decisiones estratégicas promovidas desde la comunidad académica. Por ello, para la contratación del puesto de director o la directora de tecnología se planteará un concurso abierto, transparente y basado en la capacidad y adecuación al perfil, al que podrá optar personal interno y externo. El director o la directora de tecnología formará parte del equipo de dirección y contribuirá a su rendición de cuentas participando en el consejo de gobierno de la universidad.
  • El desarrollo de estas medidas será permanentemente revisado, evaluado y reorientado a través de la reactivación de la Comisión de Tecnología, delegada de consejo de gobierno, de la que forman parte los representantes de todos los colectivos de la universidad. Asimismo, tanto el proceso de contratación, como los trabajos realizados y las medidas propuestas durante el ciclo de realización de la auditoría tecnológica propuesta, serán abiertamente compartidos con el conjunto de la comunidad universitaria, para que cualquier persona interesada tenga acceso de primera mano al desarrollo del proceso y sus costes.