Propuestas para los Estudiantes

Las universidades a distancia nacen con el objetivo de cubrir la demanda de educación superior de un tipo de población que no puede o no quiere incorporarse a la enseñanza presencial por diversos motivos, personales, laborales o de residencia. En el caso de la UNED, aunque cada vez es mayor el alumnado que opta por dedicarse a los estudios a tiempo completo, sigue siendo mayoritario el perfil de estudiante a tiempo parcial, que simultanea la vida académica con otras actividades. Además, en los últimos años comienza a ser habitual contar con estudiantes que podrían matricularse en una universidad presencial, pero que optan por un modelo a distancia porque lo encuentran más flexible y cubre todas sus necesidades formativas.

Esta diversidad de personas que acceden al estudio en condiciones diferenciadas exige que las universidades a distancia ofrezcan sus servicios con una orientación enteramente centrada en el estudiante. Por eso, nuestra propuesta consiste adaptar nuestra oferta académica a esa diversidad de estudiantes: a quienes deciden centrarse en el estudio a tiempo completo la UNED debe ofrecerles una atención personalizada e inmediata; y a quienes combinan la actividad académica con otra dedicación y quieren avanzar a su ritmo, facilitarles que tengan a su disposición los mismos servicios que se ofrecen sus compañeros, sin que disminuya la calidad de la atención.

Para avanzar en esa dirección de atención personalizada y flexible es necesario cambiar el rumbo de la UNED. En los últimos años nuestra metodología no ha evolucionado en consonancia con las capacidades que ofrecen las tecnologías digitales, y los nuevos sistemas que permiten una atención personalizada al estudiante y facilitan una evaluación continua y a distancia. Nuestro proyecto persigue recuperar el liderazgo de la UNED en el campo de la educación no presencial, sacando todo el provecho a las nuevas metodologías, utilizando nuevos canales para acceder a los estudiantes, con nuevas métricas para conocer la satisfacción con los servicios, nuevos procedimientos para evaluar sus habilidades, ofreciendo nuevas alternativas para acceder a los recursos y materiales, con sistemas de evaluación renovados, y con servicios enriquecidos que permitan a estudiantes de todo el mundo integrarse en la vida académica que debe ofrecer una universidad a distancia en el siglo XXI.

Para que ese proyecto sea posible, proponemos medidas como las siguientes:

  • En lo que concierne a la mejora de los cursos virtuales:
    • Nos comprometemos a elegir una nueva plataforma de aprendizaje, en sustitución de aLF, en un plazo máximo de 6 meses. Para ello, y de forma transparente, evaluaremos las posibilidades basándonos en la capacidad de ofrecer funcionalidades de nuevo tipo, entre otras la gestión de datos masivos, analítica predictiva, herramientas de enseñanza personalizada, trabajo colaborativo y evaluación integrada en el proceso de enseñanza. La plataforma tendrá que ser enteramente accesible, adaptable a dispositivos móviles y todo tipo de pantallas y permitirá la integración de recursos multimedia. La sustitución se realizará de forma paulatina, garantizando la prestación de los servicios, y del modo más fácil posible para estudiantes y profesores.
    • Se aplicará un nuevo enfoque en el diseño de recursos de aprendizaje, tomando en consideración las necesidades de los estudiantes en cada materia o asignatura. Se plantearán unos estándares mínimos de calidad y los profesores contarán con personal de apoyo para su elaboración.
    • Se mejorarán los procesos de comunicación y atención al estudiante en los cursos virtuales, ofreciendo información clara sobre las tareas de los profesores de la sede central y los tutores en el proceso de enseñanza-aprendizaje y en la evaluación. La mejora en la atención del estudiante no tiene que producir una mayor presión a los equipos docentes, sino que depende del establecimiento de metodologías ágiles, con canales y tecnologías adecuadas a la comunicación digital.
  • Avanzaremos en nuevos modelos de evaluación de los aprendizajes contando con tecnologías que permiten garantizar la identidadd del estudiante, para evitar, progresivamente, desplazamientos innecesarios a centros de exámenes y de prácticas.
  • Se revisará y simplificará de manera significativa el proceso de matrícula en todos los estudios de la UNED, y se suprimirán las trabas injustificadas en las matrículas de septiembre y febrero.
  • Se mejorará la información tanto previa como posterior a la matrícula, aprovechando los sistemas automáticos de generación de información. El procedimiento de información y atención al estudiante se actualizará en todas las etapas del proceso:
    • Antes de la matrícula, los estudiantes contarán con información clara y accesible sobre el modelo metodológico de la UNED, el tipo de participación que se espera del estudiante, las habilidades previas y el nivel de dedicación necesario para superar estudios universitarios, en general, y en determinadas áreas de conocimiento en particular. Se ofrecerán “visitas guiadas” tanto a los cursos virtuales como a las clases en los centros asociados, así como pruebas de nivel que permitan valorar el nivel de preparación inicial de los estudiantes.
    • Una vez matriculados, los estudiantes contarán con información clara y sencilla sobre la estructura de la UNED y las posibilidades que le ofrece la institución para su formación integral, considerando de forma homogénea la relación entre enseñanzas regladas y no regladas.
  • Para luchar contra el abandono se diseñará y comenzará a aplicar, en los primeros 6 meses de mandato, un plan de seguimiento de estudiantes, con un foco especial en los de primeros cursos. El plan, que implica al profesorado, al PAS y a los centros asociados, incluirá medidas de diagnóstico inicial, líneas de acción derivadas de ese diagnóstico y evaluación de esas medidas a lo largo del proceso, y será diseñado y posteriormente evaluado con la participación de los estudiantes y su representación.
  • Para incorporar el caudal de experiencias, opiniones, sugerencias, capacidad de innovación y la inteligencia colectiva de la comunidad de estudiantes, se desarrollarán nuevos espacios de discusión y cooperación con el alumnado que faciliten la comunicación transversal entre los propios estudiantes y que vayan más allá de la simple recogida de información mediante cuestionarios. Ello incrementará la sensación de pertenencia a una comunidad de estudio y formación, y, al mismo tiempo, puede permitir a la institución detectar necesidades formativas emergentes.
  • Cuidaremos la vinculación de los antiguos estudiantes y egresados de la UNED, y canalizaremos la relación de la institución con sus ex-estudiantes tomando como referencia el modelo alumni. Para ello, en coordinación con el COIE se potenciará una red social de estudiantes y ex-estudiantes de la UNED, enfocada a mantener la vinculación de nuestros egresados con la universidad y fomentar su empleabilidad. Como parte de un plan integral de prestación de servicios de nuevo tipo, tanto digitales como presenciales en centros asociados, la red alumni de la UNED dispondrá, entre otras ventajas, de un acceso preferente a los fondos bibliográficos, a los espacios y actividades de los centros asociados, y a otros servicios de valor que la UNED ofrezca en colaboración con otras entidades.
  • Trabajaremos en un nuevo modelo de atención a la discapacidad y a los alumnos con necesidades especiales basado en que la accesibilidad sea una condición inicial de todos nuestros servicios, la condición “por defecto”. De ese modo, se pretende dar un salto de calidad en todos los niveles de accesibilidad de nuestros recursos educativos, los materiales y servicios tanto digitales como físicos.
  • Se revisará el programa de acción social dirigido a estudiantes, de manera que se incluyan nuevas ayudas al estudio para personas en situación de desempleo y una planificación específica orientada al acceso a másteres para estudiantes con discapacidad.
  • Se propondrá al Ministerio una revisión de los precios públicos de nuestras matrículas, compensada con un incremento de la transferencia a la UNED en los Presupuestos Generales del Estado. En línea con lo manifestado por la CRUE, y dado el carácter nacional de nuestra universidad, el precio de la matrícula en los estudios de la UNED debería situarse en el nivel inferior de la media del sistema universitario español, tanto en primera como en sucesivas matrículas.
  • El principal servicio que ofrece la UNED a la sociedad son sus titulaciones. Trabajaremos a favor de todas las iniciativas de nuevos planes de estudios que surjan desde las facultades y escuelas contando con el apoyo de la comunidad universitaria.